Sahara marroquí: Opinión de la profesora Sehimi Mustapha

Total Views : 730,647
Zoom In Zoom Out Read Later Print

Rabat, 30/12/2020 Le Monde.fr (Opiniones) -Ref: Plataforma de François Dubuisson y Ghislain Poissonnier - 28/12/2020 (10:45 am). -Tribuna Señora Editora en Jefe, por favor publique mi reacción en el foro antes mencionado. Me parece que está justificado por los requisitos editoriales de su publicación, abiertos y pluralistas, pero también por el deseo de proporcionar una cierta cantidad de elementos de información que puedan informar mejor a sus lectores.

Sobre la situación del antiguo Sáhara Occidental al que se refieren los dos autores, conviene recordar que fue Marruecos el que, en 1963, incluyó este tema en la lista de territorios no autónomos de Naciones Unidas. Se trata de la prolongación de una recuperación de su integridad territorial en el marco de un proceso de descolonización, siendo España la potencia ocupante con un protectorado instituido en 1884. En abril de 1958, en el acuerdo de Cintra, Madrid cedió la ciudad sahariana de Tarfaya; luego, fueron las negociaciones sobre la recuperación de Ifni y el Sáhara Occidental, bien entrelazadas en esa fecha. La comisión de descolonización - la cuarta comisión - aprobó por primera vez, el 16 de octubre de 1964, un proyecto de resolución en el que se pedía a España, potencia administradora, que tomara medidas en ese sentido. Posición reiterada por la Asamblea General de Naciones Unidas (2072 -XX - 28 de diciembre de 1965) instando al gobierno de Madrid a tomar inmediatamente las medidas necesarias para la liberación de la dominación colonial "de estos dos territorios. Serán disociados por la Asamblea General (Resolución del 20 de diciembre de 1966), que llevó después de dos años de negociaciones a la transferencia a Marruecos de la soberanía sobre Ifni (Tratado de Fez, 4 de enero de 1969).


Quedaba pendiente la organización de un referéndum entre "habitantes indígenas" extendido al "regreso de los exiliados al territorio". Los tres países del Magreb (Marruecos, Argelia, Mauritania) se dividieron, a pesar de la cumbre de Nouadhibou (14 de septiembre de 1970). Luego, Argelia se presentó como una "parte interesada" para consideraciones en particular geopolítica regional, siendo el territorio contiguo a sus fronteras. Mauritania también, basándose en vínculos geográficos, pero también culturales e históricos. España aprovechó estas divisiones para ampliar los poderes de la "Jemaa", creada el 11 de mayo de 1967, que entonces tenía sólo un papel consultivo marginal. Madrid aceleró el despliegue de su política y luego intentó organizar un referéndum, preludio del paso de la "autonomía" a la independencia formal, anunciado para el primer semestre de 1975.


Marruecos está reaccionando enérgicamente. Por tanto, denuncia cualquier descolonización unilateral que no tenga en cuenta las resoluciones de la ONU o la participación de los países afectados. Para obtener una estancia vinculante para Madrid, Marruecos se apoderó de la Asamblea General de las Naciones Unidas para solicitar a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuya sede está en La Haya, una opinión consultiva sobre la cuestión del Sáhara Occidental. Así se hará mediante la Resolución 3292 del 13 de diciembre de 1974. La Corte emitió su dictamen el 16 de octubre. Concluye que el territorio no era terra nullius al señalar "la existencia, en el momento de la colonización española, de vínculos jurídicos de lealtad entre el sultán de Marruecos y ciertas tribus que viven en el territorio del Sáhara Occidental "(& 162, opinión consultiva). Siguiendo este consejo, el rey Hassan II anunció el mismo día la organización de una marcha histórica de 350.000 voluntarios en dirección al Sahara, la "Marcha Verde", el 6 de noviembre. Los acuerdos de Madrid, de 14 de noviembre, sellan la proceso de retirada de España el 28 de febrero de 1976.



También se presenta otro argumento que no resiste el escrutinio. Se hace así referencia a los acuerdos europeos con Marruecos (pesca, agricultura, transporte aéreo, etc.) económicos y comerciales que, a su juicio, se traducen en - "reconocimiento oficial de la soberanía marroquí" sobre todo su territorio, incluidas las provincias del sur del Sahara. .


El problema aquí planteado es el siguiente: el del principio de soberanía permanente sobre los recursos naturales. Sobre esta referencia, se alega así que la explotación de los recursos del Sahara sólo puede hacerse con el acuerdo del Polisario, fácilmente presentado como el único representante legítimo del "pueblo del Sahara Occidental". En algunas sentencias, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha recogido esta afirmación en sus decisiones. Legalmente infundados, sin embargo, se ven empañados por un manifiesto exceso de poder: este tribunal amplía su jurisdicción sobre una disputa que no cae dentro de su jurisdicción; decide de hecho sobre la situación jurídica de un territorio extranjero. Además, considera que el titular de la soberanía permanente sobre los recursos naturales sería el “pueblo” saharaui. De donde concluye que cualquier acuerdo entre Marruecos y la Unión Europea es inaplicable al Sahara si no va acompañado expresamente del consentimiento de la población de este territorio, cuyo legítimo representante sería únicamente el Polisario. Según el derecho internacional, la UE concluye acuerdos con estados, no con un movimiento o entidad que no tenga tal estatus. El Polisario no es reconocido por 164 estados miembros de la ONU; no es


No por la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) ni por la Liga Árabe ni por organizaciones regionales. Sólo la Unión Africana le otorgó la condición de miembro, en 1984, bajo especitodas las condiciones ... En la UA, no es reconocida por 38 estados miembros de un total de 54. En esta misma línea, cabe recordar que en 2002.




Suficiente para activar y consolidar un proceso que finalmente conduzca a una normalización desacoplada en dos áreas tras el impacto de la decisión del presidente Trump del 10 de diciembre: la finalización de una solución política, negociada y realista al problema del Sahara. ; y en la misma dinámica, se podría decir, con el Estado de Israel. Una revitalización de la paz, la estabilidad y la seguridad en el Magreb, en la región y en Oriente Medio.




En 2002, Naciones Unidas publicó un dictamen jurídico que legitima y, por tanto, valida los contratos relacionados con los recursos en el Sahara marroquí entre empresas locales de estas provincias, así como Estados o empresas extranjeras. Una posición que se evaluó a partir de un análisis y una valoración de la primacía de los intereses de las poblaciones y su consentimiento.




 A nivel institucional, los avances se han capitalizado durante las dos últimas décadas: la Iniciativa marroquí para la autonomía avanzada presentada al Consejo de Seguridad el 11 de abril de 2007, la nueva Constitución del 29 de julio de 2011, y finalmente el nuevo modelo de desarrollo presentado por la King en noviembre de 2015 (100 mil millones de dirhams de inversión, alcanzado hoy casi al nivel del 70%).




En cuanto al referéndum al que algunos todavía se aferran, ¿de qué estamos hablando? ¡Ha sido considerado "impracticable" y poco realista "por la propia Organización Mundial! Me refiero en este sentido a lo que dijo Peter Van Walsun, Enviado Personal del Secretario General de la ONU, en una reunión en sesión cerrada del Consejo de Seguridad el 21 de abril. , 2008: "La independencia del Sáhara Occidental no es una propuesta realista. Traté de reiterar esta conclusión a mis interlocutores en Tinduf y Argel: no cuestionaron mi análisis ... "¿Autodeterminación? Marruecos no es hostil a ella sino con formas de consulta. Además, hoy, esta historia de referéndum no es nada Más que una vieja quimera. En 1994, la MINURSO puso en marcha un proceso sobre este tema que tuvo en cuenta el censo español de 1974 (74.000 personas), pero no se pudo finalizar por desacuerdos en la identificación de otras poblaciones, de origen saharaui. , refugiados en Marruecos.




Sería una operación aún más inútil hoy con la dificultad de contar a los "refugiados" en los campamentos de Tinduf. A pesar de los constantes llamamientos del Consejo de Seguridad durante años, ¿cuál es la situación? El ACNUR no fue autorizado a realizar esta identificación in situ, privando a estas poblaciones de paso de la protección diplomática a la que tienen derecho bajo los instrumentos internacionales (Convención de Ginebra del 28 de julio de 1951, protocolo adicional de 1967). Sin embargo, Argelia se adhirió a él el 7 de febrero de 1963 (Decreto n ° 1963-264) ...




Finalmente, ¿qué pasa con las críticas a las posiciones de la Unión Europea y el presidente Trump sobre el tema del Sahara? ¡Así que hay nada menos que 27 países de la UE que están "en error", persistentes y obstinados frente al muro! Sin embargo, los líderes de estos mismos países han experimentado múltiples alternancias partidistas durante décadas, pero sin cambios importantes en este tema: "continuidad", a pesar de todo ...




En cuanto al inquilino que abandona la Casa Blanca, en nombre de lo que le impugna el ejercicio de sus plenas atribuciones con la orden ejecutiva del 10 de diciembre vigente sobre el "reconocimiento oficial de la soberanía marroquí, plena y íntegra, sobre el Sahara". ¡Un acto de soberanía! Y además, la misma administración norteamericana reiteró nuevamente, durante la sesión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, hace apenas unos días, el 21 de diciembre, su apoyo al proceso de arreglo político negociado y realista, en base al compromiso, validado por la resolución del Consejo de Seguridad del 30 de octubre (R.2548) y todas las aprobadas en otros lugares desde 2007.




Este es el campo de la diplomacia. ¿Es "agresivo" Donald Trump? ¿El de la Unión Europea, "más civilizada" sin mucha diferencia? En cualquier caso, la cuestión del Sahara marroquí está registrando, con el presidente Trump, un gran avance histórico. A partir de ahora, sus términos de referencia son de diferente naturaleza. Y de otra dimensión. Lo que consolida un proceso que conduce a largo plazo a una normalización que culmine con una solución política negociada y realista de la cuestión del Sahara pero también con el Estado de Israel. Una revitalización de la paz y la seguridad en la región, en el Magreb y en Oriente Próximo.

See More

Latest Photos